Easy is a mood.

Son días de andar a vueltas, correr, visitar mil lugares y repetirlo por que sí. Que más da, lo que importa es encontrar el perfecto vestido, el perfecto collar, los perfectos tacones y ya que el calor no nos deja dormir, buscar el perfecto peinado. Demasiado perfectos nos estamos volviendo, destacar se llama. Y si nos dejamos de vestidos, de monos, nos buscamos una falda un buen crop top y unos buenos tacones que de verdad aguantemos? Es una simple comunión y están siendo días de locos por todo lo perfecto, además de que me ha roto un bikini, estoy con los últimos exámenes, tengo entrevistas y conocéis la poca atención que pongo a los complementos. Y por mucho que escriba esto, no, no lo voy hacer. Tengo mi perdición de vestido, unos simples tacones encontrados en chicfy que en 2 días espero tener en mis manos, el tocado ideal, un bolso que puede pegar o no y la seguridad en mi misma. Y aunque sean días de nubes negras, tormentas eléctricas y vientos calientes, así paseo entre ajetreo y paseo. Más información

Con amor, Basic World!

Existen formas distintas de querer. Con todo mi alma quiero mi pantalón de cuero que por dias me sienta bien y otras no tan bien, que cuesta muchas veces meterse en él y que con camisetas largas me encanta. Con inteligencia quiero este trench que todas tenemos, a todas nos salva y siempre lo necesitamos cuando hay variedad de abrigos diferentes y ninguno es con el que nos vemos en esa cena especial. Por capricho quiero estos oxford de purpurina y no es que por fashion victim me los compre, es que los tengo desde hace ya 4 años y siguen conmigo, es el tesoro preciado de mi armario. Con amor intenso quiero esta camisa de chico, esa bata de casa en domingos con moños enmascarillados, ese vestido en noches de pelis y palomitas con amigas.
No existe una lista de básicos para nuestro día a día, es personal, cada una se siente mejor con su talla, sus rarezas y sus excentricidades. Mi purpurina, la sensualidad masculina, la seguridad de lo acertado y algo que apriete. Feliz Semana!

Más información

Todo al negro.

Era domingo. No importa la hora. Llovía pero no hacía frio. Había trasnochado a base de cola caos, duermo mal, tengo pesadillas a diario y he visto una peli de miedo. Tengo mala cara. Lo se. Pero que mas da, es domingo, se permite absolutamente todo. Bajo las escaleras y hacemos las fotos. Camisa de la abuela de una amiga, de las que ya no se hacen, secuestrada en mi armario, collares que se convierten en pulseras y botas que te protegen de la blancura visible. Corre respira sonríe. Es lo que queda. Es domingo, el perro ya me ha sacado y puedo volver a casa sin sentirme culpable de no hacer nada. He comido a la hora, me vestí y salí a gorronear. Y sí, tengo el pelo mojado pero ya vuelvo a cama. Es hora de acabar el día. Es hora de seguir creando tus reglas, collares como pulseras, camisas por fuera y baila bajo la lluvia. Que bien sienta, por favor! Oh, no te acostumbres. Solo te quiero hoy. Mañana dicen que llega el sol y sinceramente, puedes perderte.

Más información